Internet se internacionaliza

rige su funcionamiento, pero esto está a punto de cambiar. Internet se está internacionalizando, hablando cada vez más idiomas.

No se trata de que haya más o menos páginas en un idioma o en otro, sino de que los protocolos y direcciones con las que trabajamos en Internet están pensados por y para anglosajones. Alfabeto occidental y sin acentos u otros caracteres que quedan fuera de lo usos del idioma inglés o estadounidense.

Comenzando por los dominios y acabando por los contenidos más variados, la red se está globalizando a través de la localización, haciendo que personas de todo el mundo puedan acceder a Internet en su propio idioma y alfabeto.

Dominios

Los pasos más importantes hacia la internacionalización de Internet se están dando por parte de la ICANN, la autoridad encargada de los nombres de dominio en Internet. Después de una fase de pruebas, puede que 2009 se convierta en el año en el que nazcan los dominios internacionalizados.

Esto quiere decir que tendremos dominios con la letra “ñ”, con acentos, y también en chino, en ruso, y en árabe, con sus propias grafías. Eso querrá decir que tendremos muy difícil acceder a dichos sitios si no tenemos un teclado en ese idioma, pero seguramente los responsables ya crearán dominios alternativos en otros alfabetos.

Los principales problemas que este cambio introduce son referentes a la seguridad y la suplantación de identidad a la hora de cambiar un caracter en un dominio que pueda no ser detectado fácilmente.

También está el tema de las propias idiosincrasias de los idiomas, en los que, dependiendo de si se utiliza un conjunto de caracteres simplificado o completo, puede dar problemas a la hora de escribir un nombre de dominio.

Lenguajes de programación

El siguiente paso es cambiar los lenguajes de programación, como el HTML o el PHP, ya que si queremos identificar elementos de la página, actualmente tenemos que hacerlo con un juego de caracteres limitado, sin internacionalización. Así, en un futuro se podrán encontrar documentos totalmente adaptados al idioma, con descriptores internacionalizados que no den problemas a la hora de ser indexados por los motores de búsqueda.

Claro que entonces también tendremos que “cambiar el chip”, comenzando a utilizar los lenguajes de manera correcta: actualmente, si una palabra está acentuada, encontramos más resultados buscando en Google si la buscamos sin acento que escrita correctamente.

Otros problemas a solucionar es que un usuario con cualquier navegador pueda descargar automáticamente el tipo de fuente internacional necesaria para poder visualizar correctamente la página, y que las hojas de estilo puedan ser interpretadas para este tipo de caracteres.

Traduciendo la Red

Lo que comenzó siendo algo con resultados más jocosos que útiles, los traductores automáticos de páginas web, están llegando a un punto en el que realmente podemos comenzar a confiar en lo que nos muestran. El esfuerzo por traducir y hacer accesible la Red a personas de todo el mundo, hablen o no inglés, ha sido encabezado en gran parte por el gigante Google.

Pero en un mundo que cada vez se basa más en imagen en movimiento que en texto, y siendo Google la propietaria del mayor portal de vídeos de Internet, YouTube, sólo era cuestión de tiempo que crearan una herramienta que hiciera no sólo los documentos escritos, sino también los videográficos, accesibles en cualquier idioma.

Así, el portal pronto comenzará a ofrecer un novedoso sistema de subtitulado automático en varios idiomas, haciendo que podamos compartir vídeos en cualquier idioma con nuestros amigos y que puedan entenderlos a pesar de no hablar el idioma en el que fueron grabados.

El futuro

Los siguientes pasos en la internalización de Internet pueden ir enfocados a la creación de mecanismos que puedan traducir automáticamente cualquier protocolo localizado, pudiendo incluso crear versiones nacionalizadas de lenguajes de programación que después puedan ser traducidos y compatibles entre ellos.

También veremos la evolución de herramientas útiles ya existentes aunque limitadas, como traductores en tiempo real para redes sociales y mensajería instantánea, pudiendo hablar con gente de todo el mundo en nuestro propio idioma.

El famoso lema empresarial de “actúa globalmente y piensa localmente” cada vez es más aplicable a Internet, y pronto la red será más accesible para todo el mundo.

A %d blogueros les gusta esto: